18
MAY
2016

Carola Alfaro

“Siempre tuve la curiosidad de aprender japonés, pero por tiempo, estudios en la universidad, vergüenza, miedos y otras excusas lo aplacé. Pero el año pasado me dije: “Basta, ¿por qué no te decides de una vez por todas?”, y lo hice. Me decidí a volver a estudiar ya entrada en años.

Debo reconocer que me invadió el miedo y la vergüenza de antaño pero la vencí y me inscribí en Ceija (donde los cursos son semestrales) y creo haber tomado una de las mejores decisiones. Voy en el nivel tres y seguiré hasta finalizar el curso (esa es mi intención).

Ceija a parte de ser una casa de estudios es un hogar, te acogen, te guían de la mano para que puedas aprender, las clases son dinámicas y entretenidas. Algo que me preocupaba era ser la única más “adulta” de la clase, pero los cursos son heterogéneos.

La edad no importa a la hora de comenzar a estudiar. 

¡Vamos! Anímate a aprender un idioma fascinante.”